Renovación ISO 9001

Renovación ISO 9001

Estar certificado con una normativa de gestión de calidad como es la ISO 9001, es cada vez más un requisito empresarial. En Montcada nos tomamos muy en serio este tema, y además de ser un requerimiento exigido por muchos clientes a sus proveedores, la ISO sitúa a la empresa en un proceso de mejora constante.

Para aquellos que no estén en estos saraos, la ISO certifica que la empresa funciona en base a procesos normalizados. Eso presupone estar trabajando en base a unas directrices, que no se hacen las cosas de cualquier manera, y todo ello para lograr la eficiencia en cada uno de los procedimientos de la gestión empresarial. José Luís Díaz, Gerente de Montcada Artículo Técnicos, nos ha comentado: “Esto que hace unos años fue solamente para mejorar el día a día y que nadie nos obligaba, hoy se ha convertido en algo necesario, imprescindible y obligatorio. No buscamos un sello, buscamos la excelencia en la gestión”.

La propia página de TUV Rheinland, entidad que gestiona estas certificaciones, en su propia página web, indica algunos de los beneficios de obtener una certificación ISO:

  • Demostrar su capacidad para proporcionar regularmente productos legales y reglamentarios aplicables, que satisfagan las necesidades del cliente
  • Generar confianza y posibilitar las comparaciones a nivel mundial
  • Mejorar el enfoque de su empresa hacia el cliente
  • Recortar costes de forma significativa
  • Mejorar los procesos y estructuras de forma sostenible
  • Conseguir una mayor motivación e implicación de sus empleados, así como, una comunicación más fluida y clara.

Montcada desde el 1998 cuenta con esta certificación, la cual hemos ido renovando fielmente. Recientemente, hemos sido auditados con éxito  por TÜV Rheinland y por este motivo, queríamos compartirlo con nuestros clientes. Si queréis descargar el certificado, haced click en la imagen.


Entre pitos y aplausos…

¿Qué os viene a la cabeza cuando oís hablar de fuelle neumático? Me apuesto a que muchos pensais en una parte fundamental de los vehículos industriales modernos. Que allá por el 1994 se dejaron de usar las ballestas en muchos de los vehículos industriales, especialmente los vehículos pesados.

Los más viejos del lugar incluso, recordarán el recelo que despertaban entre los clientes esas novedades que venían de los fabricantes. Muchos ballesteros se reconviertieron y hoy en día ofrecen recambios a las flotas de camiones que corren por nuestras carreteras, autovías y las cada vez más habituales autopistas de peaje.

Además, el fuelle  siempre ha sido asociado al color negro. Y me diréis, y ¡qué color va a tener! Pues negro ¿verdad?

Teneis que saber que las verdades no son absolutas y lo que era cierto un día, al dia siguiente puede dejar de serlo. Diríamos que cada vez más. La sociedad y las tecnologías cambian cada día y no hay verdad que 100 años dure. Ni el color de un fuelle.

Os presentamos el nuevo fuelle de nuestro representado AirTech. La tecnología ha dado una vuelta de tuerca al fuelle y han conseguido, usando una combinación de ingredientes secreta (parece que tan secreta como la de la CocaCola), obtener fuelles más ligeros, más resistentes y en los que es posible aplicar color. Posiblemente porque son turcos, las primeras pruebas las han hecho del color de su bandera nacional. El rojo.

Nuestros comerciales y representantes asociados llevan ya un par de meses recorriendo la geografía de la piel de toro con muestras de este nuevo fuelle rojo. La sorpresa inicial, en algunos casos -los menos- ha sido sucedida por pitos. Y en la mayoría de los casos, por aplausos. Como dijo Miguel Montesinos, nuestro comercial de la Comunidad Valenciana, con su habitual retranca, “Ostras, ¡ya ha llegado la moda a Montcada!”

¡Pero no sólo se trata de un cambio estético! En un post posterior os explicaremos más cosas de este nuevo fuelle…